miércoles, 31 de mayo de 2017

Conjurados






Inhabitados de una nostalgia desconocida que sacude las almas con su dulce martillo.
Desconcertados por los rumores que la noche susurra en la inminencia del alba.
Jadeantes y deseosos,
insatisfechos de lo dado,
consumidos y exhaustos,
con la enorme dicha de la ligereza
y la tremenda carencia de lo profundo…

Alguien dijo saudade y reconoció una entraña dolorida.
Alguien se aventuró en un conjuro intempestivo.