jueves, 10 de diciembre de 2015

Saudade



Dicen los clásicos que el hombre brega en un caos hondo y pretérito,
como Ulises en las aguas negras.
Es una brega de orden que arropa y abraza trabajos y días,
y los mortales desfallecen y nunca alcanzan ese dios esquivo;
y en un ocaso feliz se quedan en la aduana
divisando esa tierra prometida.
Mientras una colosal y trágica belleza les va envolviendo el alma
y los mundos se suceden y el alma se tensa y se suaviza
se expande y se contrae.
Crean los humanos sentido dicen algunos;
o eso pretenden.
Burbujeantes las figuras emergen de su memoria...
pero su memoria no es suya
Su memoria es como esa piedra madre que todo lo alberga
y la imaginación un cincel.
Su divisa ya era antes de que ellos fueran.

No hay comentarios:

Publicar un comentario