lunes, 17 de agosto de 2015

Señalado

Cuentan los cuentos que en un incierto lugar hay una habitación cerrada a cal y canto. Allí  habitan unos enormes genios en un gran desierto anaranjado. Si atraviesas la puerta de esa estancia, desde un incierto horizonte, alargaran sus manos y te señalaran con sus dedos extendidos. Los verás sentados sobre unas grandes montañas; como si fueran los colosales guardianes de una cordillera seca, fría y polvorienta. Al señalarte te dicen sin nombrarte, te componen según su propia figura, te otorgan forma, te transforman en su propia señal. Mientras, en las aguas de tu cuerpo, se desatará un bullente hervor y entre tus calores derramados sentirás a tu propia piel transpirando abundante vapor. Si así te ves y te quedas inmóvil te quedaras seco, empequeñecido y tiritando; como niño abandonado en Invierno. El calor y el agua habrán salido de tu cuerpo y más que un hombre serás un cristal gélido de mineral; piedra endurecida, tierra seca y fría. Habrás sido dicho y señalado. Señalizado te transformaras en autómata y señal. Como esas estatuas de sal, de humana apariencia, a las que se hurtó su propio nombre. Espectros fríos; se arrastran hasta encontrar su propia tumba…
 
En esa caverna no cabe marcha atrás. Nada detendrá el hechizo desatado de los genios. Sentirás el peso de su señal sobre ti, sentirás su figura hurtándote la tuya propia... Si te atreves a mirarlos fijamente te revelaran sus nombres… Al llegar a esa aduana déjalos atrás. Deja atrás su tenue vivir en ese desierto anaranjado de horizontes vacíos y calores robados. No son más que parte de un escenario. Ponte a andar y mueve tu cuerpo. Basta con dar un paso, con decir si y alzar la frente. Su conjuro se convertirá en humo. Al moverte sentirás tus carnes como convertidas en madera y tu sangre casi detenida. No te preocupes. La piedra se licua y la madera florece en los cuerpos cálidos y alegres. Recuerda;  ya en otros parajes y en trance de muerte tu corazón danzó sobre la fría piedra y su gélida memoria mineral.

5 comentarios:

  1. me congratula que te llegue; la palabra pidió prosa y narración

    ResponderEliminar
  2. esta escrito hace unos días aunque compone y elabora varias cosas. Una antigua visión de ayahuasca, alguna sincronía que sucedía mientras tanto en la vida real, alguna visión confusa que tuve en cierta ocasión que estuve varios días con fiebres muy altas... Empezó como canto pero exigía texto en prosa

    ResponderEliminar
  3. Las fiebres nos hacen viajar mucho, es una de las puertas al otro lado…

    ResponderEliminar