jueves, 30 de abril de 2015

Espectros



Una linde en la nada
en medio del mar.
Una frontera de cristal en medio del océano.
Una capsula, acaso un túnel transparente,
instalado como una ola rígida en la superficie marina.
Ahí dentro hay quien rumia su añoranza sentado en butacas y sillones,
mirando el océano a través de una pared de cristal.
En esa su cárcel el mar penetra
y en él fingen nadar,
se echan al agua de vez en cuando,
un agua detenida y manejable.
Así descansan su cuerpo espectral de tedios y miradas perdidas
para después mansamente volver a su cárcel de inacción.
Son los colgados, los yacentes, los detenidos…
Mira sus miradas perdidas.
Su alma ha sido hechizada.
Afuera el océano ruge
y su rugido todo lo mueve.

No hay comentarios:

Publicar un comentario